lunes, 17 de noviembre de 2008

Un poema de Ada Salas

Una de las cosas que más me enorgullecieron de mi aventura con la revista Oniria (descanse en el cielo de las revistas electrónicas suicidas) fue que pudimos publicar a muchos autores que previamente habíamos leído y admirado. Si me da por ahí iré poniendo las cosas que nos mandaron en su momento esos y otros poetas que se dejaron hacer entre nuestras manos. No puedo dejar de sentir nostalgia de tantas cosas cuando hablo de esa empresa. Pero basta. Hoy he asistido a un recital del Aula de Poesía de Almería, esa que llevan entre otros el crítico José Andújar Almansa, y lo que tocaba hoy era Ada Salas. Y Ada Salas nos legó dos poemas de su último libro, entonces inédito, para un número de Oniria de los más logrados. Ada Salas es una poeta que merece la pena leer. Abajo uno de los dos poemas que nos regalara. Gracias.
-------


El frío ha convocado a la ceniza.
No es oro el amarillo que pone sobre el cielo
un rictus lívido.
Nos tirita la lengua.

Y sin embargo anduve miles de millones
para llegar aquí
y quitarme una a una la piel de los zapatos
los jirones de ropa (no, perdón, dije sombra)

hasta quedarme en hueso

en palabras que suenen
como suena la caña
de los huesos
cuando silba por ellos la verdad
de la sangre.

Asomada al balcón
veo un vuelo de imágenes
(una urraca un vencejo una cotorra
-¿qué hace aquí un cotorra?-).
Un poco a mi derecha apenas
perceptible (describir para qué, ada, ada,
sólo el ruido con mueve) veo cómo se anuncia
(no describo hago ruido)
-y a pesar de la terca sequía-
en el talud
la hierba.

El frío ha convocado a la ceniza.

Pero insisto
he venido hasta aquí
para quedarme.
Ya en otro tiempo dije no es éste
nuestro tiempo. Pero lo haremos
nuestro.
Con palabras hirientes que penetren
en él y palpiten
con él.

Prepárate por tanto para el grito.
Para que todo suene
como suenan los cuerpos que se abren
para darle a otro cuerpo
la soledad
el blanco aburrimiento y la pasión
la plenitud la ira
el amor y la muerte.

Como suena
la lluvia

sobre el rostro llagado del desierto.



[de Esto no es el silencio, 2008]

6 comentarios:

manolo g. dijo...

como en muchas otras ocasiones coincidimos en el gusto, amigo raúl. precisamente la semana pasada en el programa que realizo con manuel arana en la radio, las afueras, leímos un poema de Ada Salas para cerrar, y en lasafuerasuniradio.blogspot.com
te invito a que lo leas con la banda sonora que le incorporó arana. un abrazo!

raúl quinto dijo...

manolo, deberían daros un programa en la Ser, o en la Cope, para ser más líricos... un abrazo muy grande y comprobaré el experimento.

Stalker dijo...

Interesante el último libro de Ada Salas... esa evolución desde el despojamiento de sus primeros libros hacia algo de más largo aliento... veremos qué frutos da en el futuro.

Éste es un libro de transición, con claroscuros, y por eso muy interesante.

Me parece muy bien que Ada Salas intente desmarcarse del magisterio -demasiado presente en su obra- de Valente, y encontrar una voz más propia. Habrá que estar atentos a sus próximos movimientos.

raúl quinto dijo...

ada demuestra en este libro que no se acomoda, y eso es intrínsecamente bueno.

Eugenio Villar dijo...

Hola Raúl, si te escribo por aquí es porque no he encontrado un mail al que dirigirme. Quería felicitarte por tu blog, por tu trabajo, y por "Grietas" el cual leí ayer tras una recomendación de una compañera tuya ;). Quería invitarte al blog que hemos creado un grupo de amigos, aficionados, pero con ilusión. En la última entrada te hemos hecho una pequeña referencia, espero que no importe. Me reitero, gracias por tu poesía.
Saludos!

Los Tiempos Modernos:
http://lostiemposmodernos.blogspot.com/

P.D.: Por cierto, enorme el poema de Ada Salas.

raúl quinto dijo...

eugenio, bienvenido. muchas gracias por tus palabras, animan mucho, en serio. ahora mismo me paso por esos tiempos modernos. un abrazo.